CLAVES NUTRICIONALES EN LA ANEMIA: ESTRATEGIAS PARA MEJORAR LA ABSORCIÓN DE HIERRO

La anemia se define como una condición patológica en la que la concentración de hemoglobina en sangre está por debajo del nivel normal, lo que resulta en una capacidad reducida de la sangre para transportar oxígeno a los tejidos del cuerpo. Esta condición puede resultar de una disminución en la producción de glóbulos rojos, un aumento en la destrucción de estos, o pérdida de sangre.

 

TIPOS MÁS  COMUNES DE ANEMIA

Anemia ferropénica. Es el tipo más común de anemia y ocurre cuando hay una falta de hierro en el cuerpo. Esta anemia puede ser causada por una ingesta insuficiente de hierro, pérdida de sangre o problemas de absorción de hierro.

Anemia por deficiencia de vitamina B12. Esta forma de anemia resulta de una ingesta insuficiente de vitamina B12 o, también puede ser causada por la incapacidad del cuerpo para absorber la, como en el caso de la anemia perniciosa.

Anemia por deficiencia de ácido fólico. La deficiencia puede resultar de una dieta baja en folato, problemas en su absorción o condiciones o etapas del ciclo vital que requieren un mayor consumo de folato.

La nutrición desempeña un papel fundamental en la prevención y tratamiento de la anemia, especialmente la anemia nutricional causada por la deficiencia de hierro. Este tipo de anemia ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro para producir la cantidad necesaria de hemoglobina, una proteína en los glóbulos rojos que es esencial para transportar oxígeno a través del cuerpo. La falta de hierro puede ser el resultado de una dieta inadecuada, problemas de absorción, o ambos.

 

IMPACTO DE LA NUTRICIÓN EN LA ANEMIA

 

FACTORES QUE AFECTAN A LA ABSORCIÓN DE NUTRIENTES

El proceso de absorción de nutrientes, especialmente del hierro, es afectado por una variedad de factores tanto dietéticos como fisiológicos. El hierro se presenta en dos formas principales en los alimentos: hierro hemo y no hemo. El hierro hemo, encontrado exclusivamente en productos animales, tiene una alta biodisponibilidad, siendo absorbido eficazmente sin mucha influencia de otros componentes dietéticos. En cambio, el hierro no hemo, predominante en fuentes vegetales, tiene una biodisponibilidad más baja y su absorción puede ser fuertemente influenciada por varios factores.

  • Potenciadores de la absorción. Uno de los potenciadores más significativos de la absorción de hierro no hemo es el ácido ascórbico (vitamina C). Este compuesto aumenta la solubilidad del hierro no hemo en el tracto digestivo y favorece su reducción de Fe3+ a Fe2+, la forma más fácilmente absorbible. Además, el ácido ascórbico puede competir y superar los efectos de los inhibidores de la absorción del hierro.
  • Inhibidores de la absorción. Los inhibidores incluyen sustancias como los fitatos, encontrados en granos y legumbres, y los polifenoles, presentes en el té, café y ciertas verduras. Estos compuestos pueden formar complejos con el hierro que son insolubles y no absorbibles en el tracto digestivo. El calcio es otro inhibidor conocido que puede interferir con la absorción de hierro, aunque su efecto puede ser dependiente de la dosis y no siempre es consistente a través de diferentes estudios.

 

La interacción entre estos factores puede variar considerablemente según la composición de la dieta y el estado nutricional del individuo. La presencia de carnes, pescado y aves en la dieta puede aumentar la absorción de hierro no hemo debido a ciertos componentes, posiblemente péptidos relacionados con la cisteína, que reducen el hierro a su forma ferrosa más absorbible.

 

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES ANEMIA

 

INCREMENTAR LA INGESTA DE HIERRO

  • Consumir carnes rojas, aves, moluscos y pescados, que son fuentes ricas en hierro hemo, el cual se absorbe más fácilmente.
  • Incluir fuentes de hierro no hemo como legumbres, verduras de hojas verdes, frutos secos y cereales fortificados.

 

AUMENTAR EL CONSUMO DE VITAMINA C

  • Incluir alimentos ricos en vitamina C como cítricos, fresas, kiwis, pimientos y tomates en las comidas puede ayudar a mejorar la absorción del hierro no hemo.

 

INCORPORAR FUENTES DE VITAMINA B12 Y ÁCIDO FÓLICO

  • Incluir carnes, pescados y productos lácteos.
  • Comer verduras de hoja verde, legumbres y frutas cítricas.

 

MODERAR EL CONSUMO DE INHIBIDORES DE LA ABSORCIÓN DE HIERRO

  • Limitar la ingesta de té, café y alimentos ricos en calcio durante o inmediatamente después de las comidas principales.

 

ESTRATEGIAS PARA MEJORAR LA ABSORCIÓN DE NUTRIENTES

  • Consumir fuentes de hierro no hemo junto con alimentos ricos en vitamina C.
  • Evitar combinar alimentos ricos en hierro con aquellos que contienen fitatos (como algunos cereales y legumbres) y polifenoles (como en algunos tipos de té y café) en la misma comida.
  • Utilizar métodos de cocción que reduzcan los fitatos y otros inhibidores, como remojar legumbres y granos antes de cocinarlos, y optar por la fermentación o germinación cuando sea posible.

Consulta nuestros servicios de nutrición y dietética en Ponferrada o los servicios de fisioterapia en Ponferrada.

Artículos Relacionados

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?