DESVELANDO LOS SECRETOS DEL TEJIDO ADIPOSO: ESTRATEGIAS PARA COMBATIR LA OBESIDAD Y MEJORAR LA SALUD METABÓLICA

El tejido adiposo, durante mucho tiempo, se ha considerado simplemente como un almacén pasivo de células grasas. Sin embargo, en los últimos años, se ha descubierto que este no solo almacena energía, sino que se trata de un órgano metabólicamente activo que desempeña diversas funciones en la regulación de la homeostasis energética del cuerpo (Cohen & Kajimura, 2021). Los principales tipos de tejido graso son:

 

  1. Tejido Adiposo Blanco(WAT, por sus siglas en inglés – White Adipose Tissue). Es el tipo más común de tejido graso en los humanos. Funciona principalmente como un depósito de energía, almacenando triglicéridos para su uso posterior.
  2. Tejido Adiposo Pardo o marrón (BAT, por sus siglas en inglés – Brown Adipose Tissue). Este tipo de tejido graso es más frecuente en los recién nacidos y en animales que hibernan. Durante mucho tiempo se pensó que los adultos perdían completamente la grasa parda. Sin embargo, en la década de 2000, con el desarrollo de técnicas de imagen como la tomografía por emisión de positones (PET) y la Tomatografía Computerizada (TC), se pudo observar que la población adulta también presenta este tipo de tejido.
    • Es un tipo de tejido adiposo altamente especializado cuya función principal radica en la termogénesis. Es decir, en la producción de calor (esta función se logra gracias a que este tipo de tejido presenta gran cantidad de mitocondrias y activa la proteína desacoplante-1 (UCP1)) (Harb et al., 2023).
    • Además, el tejido pardo, presenta una particularidad muy especial, puede generar energía de manera independiente de los sistemas energéticos del cuerpo. Es decir, tiene la capacidad de poder utilizar directamente los depósitos de grasa blanca y glucosa para la producción de calor, sin generar de ATP1 (Cai, Wang y Shao, 2023).
    • Por lo tanto, tiene la capacidad de modular la tasa metabólica y el gasto energético (Pérez et al., 2022). Este aspecto ha hecho que se convierta en un posible objetivo para combatir la obesidad, la mejora de patologías metabólicas, de resistencia a la insulina o diabetes mellitus tipo 2 (DM2) (Scheel et al., 2022).
  3. Tejido Adiposo Beige. Procede de la transdiferenciación de los adipocitos blancos. Este fenómeno se conoce como «oscurecimiento del WAT». Presenta muchas propiedades morfológicas y funcionales similares a las de los adipocitos marrones bajo la estimulación del ejercicio, la exposición al frío y otros factores (Cheng et al., 2021).

 

Por todo ello, la exposición al frío ya sea a través de baños en agua fría como nadar en el mar o en un lago, (o en piscinas que estén a menos de 20-24ºC), duchas frías o incluso baños de hielo, junto con el ejercicio y ciertos fármacos como los agonistas β (los efectos secundarios potenciales de los agonistas β y otros medicamentos hacen que estos tratamientos sean menos deseables como soluciones a largo plazo para pacientes con obesidad) pueden activar la termogénesis en el tejido adiposo pardo. Esto significa que se produce una generación de calor por parte de este tejido, lo que aumenta el gasto energético del cuerpo. Además, estos estímulos pueden inducir la transdiferenciación de los adipocitos blancos en adipocitos beige, que funcionan de manera similar al tejido adiposo pardo. El descubrimiento del BAT en adultos y la capacidad de reclutar células beige con alto potencial termogénico abren nuevas estrategias para combatir la obesidad y mejorar patologías metabólicas como la resistencia a la insulina o la diabetes mellitus tipo 2 (DM2). Por esta razón, se ha investigado intensamente en este campo.

En un reciente metaanálisis, Pérez y colaboradores (Pérez et al., 2022) investigaron los efectos de diversas intervenciones en el gasto energético diario total, la activación del tejido adiposo marrón y su impacto en la pérdida de peso. Estos, concluyeron que, aunque la exposición al frío activa el tejido pardo e induce la termogénesis, los estudios son limitados y parece ser una terapia poco sostenible para combatir la obesidad. Sin embargo, destacan que la exposición al frío, aunque secundaria en comparación con la alimentación y el ejercicio, podría contribuir a mejoras en la homeostasis de la glucosa y en la resistencia a la insulina, así como en el gasto energético.

Para concluir, una combinación de activación del tejido pardo y beige junto con la práctica de ejercicio físico y estrategias dietético-nutricionales representa una opción en el tratamiento de la obesidad y mejorar patologías metabólicas como la resistencia a la insulina o la diabetes mellitus tipo 2 (DM2).

 

———————————————————————————————————————————————————

1ATP adenosín trifosfato, se trata de la “moneda de cambio energético en nuestro cuerpo”. Consiste en un núcleo de adenosina unido a tres grupos fosfato. Cuando se necesita energía para realizar actividades celulares, una de estas uniones de fosfato se rompe mediante una reacción química llamada hidrólisis, liberando una gran cantidad de energía. Esta energía liberada impulsa una amplia gama de procesos celulares, desde el transporte de moléculas hasta la contracción muscular.

 

 

REFERENCIAS

 

Cai, J., Wang, F., & Shao, M. (2023). The Emerging Importance of Mitochondria in White Adipocytes: Neither Last nor Least. Endocrinology and metabolism (Seoul, Korea), 38(5), 493–503. https://doi.org/10.3803/EnM.2023.1813

Cheng, L., Wang, J., Dai, H., Duan, Y., An, Y., Shi, L., Lv, Y., Li, H., Wang, C., Ma, Q., Li, Y., Li, P., Du, H., & Zhao, B. (2021). Brown and beige adipose tissue: a novel therapeutic strategy for obesity and type 2 diabetes mellitus. Adipocyte, 10(1), 48–65. https://doi.org/10.1080/21623945.2020.1870060

Cohen, P., & Kajimura, S. (2021). The cellular and functional complexity of thermogenic fat. Nature reviews. Molecular cell biology, 22(6), 393–409. https://doi.org/10.1038/s41580-021-00350-0

Harb, E., Kheder, O., Poopalasingam, G., Rashid, R., Srinivasan, A., & Izzi-Engbeaya, C. (2023). Brown adipose tissue and regulation of human body weight. Diabetes/metabolism research and reviews, 39(1), e3594. https://doi.org/10.1002/dmrr.3594

Perez, L. C., Perez, L. T., Nene, Y., Umpierrez, G. E., Davis, G. M., & Pasquel, F. J. (2022). Interventions associated with brown adipose tissue activation and the impact on energy expenditure and weight loss: A systematic review. Frontiers in endocrinology, 13, 1037458. https://doi.org/10.3389/fendo.2022.1037458

Scheel, A. K., Espelage, L., & Chadt, A. (2022). Many Ways to Rome: Exercise, Cold Exposure and Diet-Do They All Affect BAT Activation and WAT Browning in the Same Manner?. International journal of molecular sciences, 23(9), 4759. https://doi.org/10.3390/ijms23094759

 

Artículos Relacionados

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?